UN EMPAQUE CAPAZ DE PRESERVAR FRUTAS HASTA POR 60 DÍAS

Son bolsas concebidas para prolongar el tiempo de maduración de los alimentos sin afectar el sabor y disminuir la pérdida de productos durante las exportaciones. También pueden utilizarse para uso doméstico. Para conocer un poco más sobre este producto Ingeniería Alimentaria conversó con su creador, Dr. César Sierra, profesor del departamento de Química de la Universidad Nacional de Colombia (UN).

Empaques

Usualmente, una fruta madurada puede durar en buen estado una semana, aproximadamente, para ser consumida. Este es un factor clave con el que los exportadores de ese tipo de alimentos suelen enfrentarse constantemente. Con el fin de ofrecer una solución a esta problemática, César Sierra, profesor del departamento de Química de la Universidad Nacional de Colombia (UN), creó una bolsa que puede conservar las frutas entre 45 o 60 días, tiempo más que suficiente para hacer un viaje transatlántico y garantizar que lleguen a su destino en óptimas condiciones.

El propósito de desarrollar un empaque que permita conservar en buen estado las frutas hasta por sesenta días sin que su sabor se vea afectado, surgió a partir de un estudio que realizó el Ministerio de Agricultura de Colombia hace ocho años, en el que les preguntaron a los productores locales acerca de cuáles eran los mayores problemas que presentaba la industria agrícola del país, y una de las respuestas más comunes fue el déficit de empaques para alimentos.

César Sierra
Dr. César Sierra, profesor del departamento de Química de la Universidad Nacional de Colombia (UN).

“Los exportadores colombianos están usando empaques que son desarrollados en Israel y Turquía, pero esos países no tienen una fortaleza en frutas tropicales, que, en cambio, nosotros sí poseemos”, resaltó el doctor en Fisicoquímica Orgánica.

La bolsa se obtiene a partir de un polímero particulado que se introduce en una máquina extrusora para calentarlo y transformarlo en el producto final, gracias a un sistema de soplado que se hace en forma paralela para lograr un empaque de 22 centímetros de largo por 18 de ancho y un grosor de 0,2 milímetros.

“Los polímeros tienen la mala fama de que no son biodegradables, pero hay unos que se pueden reciclar. Sin embargo, cuando se está desarrollando un producto, se suelen mezclar con otros materiales que dificultan la tarea de reciclaje. En nuestro caso, el empaque lo hicimos de manera que fuera muy fácil de reciclar, a pesar de no ser biodegradable. Esto hace que el producto tenga cierta característica verde”, explicó Sierra.

Inicialmente, el empaque fue pensado para fines de exportación, dada la fortaleza agrícola de Colombia. “Por ejemplo, enviamos el noventa por ciento de la producción de gulupa, similar al maracuyá, a Europa -según Procolombia, se exportan 5.470 toneladas anuales-. Ese transporte dura 42 días y los exportadores están perdiendo un 15 por ciento de la fruta que envían. Con nuestro empaque, esa pérdida se disminuye al uno o dos por ciento”, aseguró. Pero, en una reciente visita a Inglaterra, Sierra y su equipo se dieron cuenta de que la bolsa también podría tener un buen rendimiento en el mercado doméstico, si se comercializara.

Alimentos

“Lo que pasa es que hay que cambiar la mentalidad del consumidor. Este empaque tiene un costo un poco mayor, no mucho, con respecto a los comunes que se ven en un supermercado. Entonces es un costo extra que debe asumir el consumidor, pero la ventaja es que sus alimentos se conservarán mucho más tiempo y le va a permitir ahorrar en la compra de nuevos productos”.

Según el profesor de la UN, el empaque tiene un precio estimado de 300 pesos colombianos por unidad (3,57 pesos argentinos, aproximadamente), que es un treinta por ciento del valor de bolsas con tecnología similar que son producidas en Turquía o Israel. Esto se debe a que solo se utiliza materia prima desarrollada en Colombia, lo que disminuye los costos de producción al evitar la importación de los químicos y plásticos necesarios.

Más información: www.unal.edu.co

Ver también:

La comida del futuro tendrá una segunda piel invisible que evitará su deterioro

Presentan en Turquía una bolsa que controla la humedad