RECALCULANDO 2020: ACTITUD + TECNOLOGÍA ES LA SINERGIA QUE SE VIENE

Este año ha sido único, y será recordado como el año bisagra que lo cambió todo. Cambió conductas, conciencias y hábitos, y esto lógicamente modifica las reglas del mercado. Surgieron nuevos hábitos que no se irán, sino que, al contrario, se quedarán con nosotros. Algunos más positivos que otros, pero es innegable que son nuestra nueva realidad.

¿Cómo es el mundo hoy? Más tecnología, en nuestras vidas y en las industrias, un virus que aceleró la adopción de la cuarta revolución industrial. Todo comenzó a digitalizarse, y el mundo, empujado por la necesidad, vio que había otra forma de hacer las cosas…con resultados iguales, pero con caminos bien distintos de los habituales y cotidianos. Ante la emergencia de conseguir el objetivo, este nuevo consumidor se animó a estudiar online, consultar al médico por vía remota, reunirse con amigos y familia en versión virtual, comprar online y pedir delivery de todo lo que se necesita, adopción de nuevas conductas colaborativas. Y estos son solo ejemplo de los cambios más comunes, que marcan un nuevo camino y nuevos desafíos para los negocios.

Estas nuevas conductas son un gran desafío para la industria y la logística, que han tenido que crear protocolos de seguridad y valerse de la tecnología para cumplir con la demanda exponencial de estos días. El e-commerce vio en un mes la adopción que se esperaba alcanzar paulatinamente en los próximos tres años. ¿Cómo afecta este cambio las plantas de producción y procesos? Las industrias se ven incitadas a apoyarse en la tecnología para minimizar la probabilidad de quiebres deproducción y a incorporar nuevas medidas sanitarias, tanto para sus colaboradores como para los productos que salen de sus plantas. Junto con la trazabilidad están marcando que tanto el packaging como el packing y todas las operaciones comprendidas dentro del e-commerce necesitan eficientizar sus procesos y deberán adaptarse, en especial los logísticos para cumplir con las entregas sin perder sanidad para sus colaboradores y trazabilidad para los envíos.

Soluciones que ayudan. Tecnologías complementarias y suplementarias, para todos los gustos y medidas.

Nuevas tecnologías que forman parte de los procesos de logística interna, como las estaciones de packing o packing point, o incluso para los envíos de altísima velocidad, ya hay maquinaria que realiza autopack automática. Soluciones que disminuyen la exposición de personal a altas densidades de personal en áreas de trabajo, y optimizan los costos de procesos. Los ítems del pedido ya son mensurados -peso altura dimensión, cubicación total- y se les desarrolla un embalaje a medida a su alrededor, en tiempo real, incluso en multipedidos, con la posibilidad de personalizar la gráfica. Y toda la línea es completamente automatizada.

Tanto se ha avanzado que los sistemas de gestión se integran a los sistemas existentes en cada una de las compañías. Y luego de automatizar el packing, podemos automatizar el almacenamiento, la clasificación, y hasta la carga automatizada de camiones; como si fuera poco, en forma colaborativa alcanzar a la última milla directa o a convenience stores o pick up points. También, y ante una realidad económica que necesita soluciones escalables, hay opciones que van acompañando las tareas críticas de cada industria, en cada medida. Desde acondicionar las líneas de proceso, ensamble y producción para contar con mantenimiento predictivo, hasta tareas de manutención vía realidad aumentada, colaboran con la disminución de la densidad de población de las plantas industriales. Toda esta tecnología, para enumerar alguna, optimiza, pero no debemos perder de vista que la medida tecnológica más importante…son las personas.

La tecnología o inteligencia orgánica. Nuestras personas. Esto es lo que cuenta al final del día. Lo que hace la gran diferencia. Los colaboradores como equipo debemos funcionar más alineados que nunca. En estos momentos de crisis, más que función es una prioridad y responsabilidad. Todas las empresas han sufrido el impacto negativo económico de esta Pandemia, y está en cada uno de nosotros hacer la diferencia sumando valor a dichas organizaciones que necesitan de nuestro compromiso y accionar para estar a la medida de las circunstancias. Y aquí les puedo dar algunos tips: Proactividad; Actitud Colaborativa.

Yo Robot. ¿Qué podemos aprender de la tecnología? Así como nosotros somos emulados por la Inteligencia Artificial en nuestros algoritmos conductuales y racionales, nosotros como seres inteligentes orgánicamente, también podemos aprender de ella. Si en efecto hay algo que la tecnología hace muy bien, y eso es: NO procrastinarse.

Los programas y algoritmos pueden intentar ilimitadas veces de conseguir un resultado, y no caer en la depresión y la frustración. Solo siguen aprendiendo, se superan y vuelven a intentarlo hasta que lo consiguen. Parece que la perseverancia, la voluntad y la disciplina, son las virtudes innatas en la tecnología…porque carecen de su versión en negativo.

¿Cómo es eso? Claramente la inteligencia artificial, carece de valores y virtudes humanas. Hagamos este análisis: la tecnología carece de la virtud de la perseverancia per se, pero también carece del seteo de “falta de perseverancia”. La tecnología no está creada con las cualidades que buscan el ocio, ni la vagancia, ni pretende siempre hacer el camino que priorice el menor esfuerzo…sino que prioriza la eficiencia. La tecnología no está seteada con fuerza de voluntad artificial, pero tampoco con la falta de ella. Y la disciplina, que es alimentada en el ser humano por la convicción,…tampoco es un seteo dentro de los programas o inteligencias artificiales, no le falta ni de uno, ni de lo otro. Con todo lo expuesto, podemos ver que estas claras ventajas que tiene la tecnología artificial, frente a la inteligencia orgánica humana, nos pueden dejar un gran aprendizaje para gestionar y aportar a nuestra labor cotidiana, sin que todas estas cargas o “preseteos” negativos procrastinen nuestros futuros. La actitud hace la gran diferencia.

Thomas Edison, uno de los cerebros contemporáneos más brillantes y relevantes, se ha hecho eco de esta percepción al decir: “No he fallado, simplemente he encontrado 10.000 formas de que no funcione”. ¡El cambio constante es la nueva normalidad, se comienza a decir…yo prefiero abrazar el cambio, hands-on y disfrutar el desafío! ¡¡¡Qué tengas una salida de cuarentena y reinicio de actividades inspirado y enérgico!!!

Más información: www.quintino.com.ar