La comida del futuro tendrá una segunda piel invisible que evitará su deterioro

Ya se han hecho estudios con paltas, mangos, espárragos y plátanos. Esta iniciativa, financiada por Bill y Melinda Gates, tiene como objetivo ayudar a los agricultores de países del tercer mundo.

Frutas

Una de las cosas más complicadas al comprar frutas es saber si están lo suficientemente maduras para poder comerlas y que no estén por echarse a perder. Precisamente en evitar que las frutas se pudran, la startup Apeel Sciences, de California, Estados Unidos, desarrolló una especie de cáscara invisible que ayuda a conservar la comida por más tiempo, prescindiendo de las heladeras y demorando el proceso de oxidación.

Este sistema utiliza los mismos componentes de la piel original de la fruta para reforzar la cáscara. De esta forma, disminuye la tasa de pérdida de agua y la oxidación, que son las principales causas del deterioro.

¿Cómo funciona el sistema?

Apeel Sciences utiliza el enfoque de la naturaleza para prevenir que se sigan desperdiciando casi 1500 millones de toneladas de alimentos anualmente (un tercio de la producción mundial). Además, “responde a la alta demanda de alimentos en todo el mundo”, aseguró la empresa en su sitio web.

Para lograr esta “segunda piel”, la compañía californiana utiliza materiales derivados de las mismas plantas. Específicamente, utiliza la cutina, un polímero de ácidos grasos que evita que las plantas pierdan agua o el dióxido de carbono, necesario para que puedan vivir. Con este componente, se crea una capa protectora que no se ve y que ayuda mantener la humedad y el oxígeno dentro de las frutas, permitiendo que se conserven más tiempo.

De esta forma, los productores pueden optimizar sus prácticas y aumentar su producción y permite que las frutas y verduras desarrollen una calidad total: desde nutrición y sabor hasta apariencia y textura. Todo esto sucederá antes de que se dirijan a la tienda de comestibles.

Los productos derivados de plantas de Apeel Sciences ayudan a los cultivadores, proveedores y minoristas convencionales de alimentos frescos y certificados, a mejorar la calidad de los productos. Asimismo, como se alarga el tiempo de la descomposición, se minimiza el desperdicio de alimentos entre la granja y la cocina.

Más información: www.apeelsciences.com

Ver tambien:

7 pasos para la innovación en productos de alimentación

La mitad de fabricantes del mundo adoptarán tecnología inteligente en 2022