LA SERIALIZACIÓN EN LA TRAZABILIDAD

La serialización, la trazabilidad y la seguridad alimentaria son tres vías para transparentar la información en las cadenas de suministros, beneficiando a todos sus actores hasta llegar al consumidor final.

La tendencia global en el mercado del consumo masivo y particularmente en el de productos para la alimentación, apunta a la precisión de la información, a la transparencia del intercambio de datos, y en definitiva, a garantizarle al consumidor que hay una intención firme y responsable de poner a su disposición productos controlados con tecnología y normas de máxima seguridad.

Gracias al avance de la tecnología y a la utilización de estándares para la identificación de productos y su localización, las industrias y los proveedores de alimentos han desarrollado su capacidad para el registro y seguimiento de información a través del recorrido que lleva la producción hasta los locales de venta, y de ese modo la trazabilidad tomó forma brindando tranquilidad a todos los clientes y consumidores. La identificación de la producción, la trazabilidad y la logística en la cadena comercial, son fundamentales para alcanzar la eficiencia operativa y la reputación de las marcas.

Trazabilidad en el sector cárnico
Tiempo atrás, la concepción de trazabilidad para las empresas argentinas del sector cárnico significaba costos, solo aquellas que exportaban producto a mercados externos más exigentes optaban por tener un sistema de trazabilidad. A medida que el mercado interno se tornaba más riguroso en cuanto a prácticas sanitarias, a raíz de las exigencias de los consumidores y de las resoluciones de los organismos públicos de control, la trazabilidad paso a formar parte indispensable para cualquier empresa del sector cárnico.

En consecuencia, la trazabilidad ya no surge como una voluntad del sector, sino como una necesidad. Si bien, adoptar un sistema de trazabilidad significa una inversión, también significa un ahorro de costos en eficiencia de procesos, en menores desperdicios y en más ventas al ser un producto más transparente al consumidor.

Los estándares GS1 proveen los cimientos para establecer un sistema de trazabilidad. La adopción de los estándares de identificación, hacen posible que el producto sea identificado unívocamente a nivel mundial, es decir, le da un código al producto que es entendido globalmente.

Dentro de estos esquemas se encuentra la serialización. En la industria cárnica, el seguimiento serializado de cajas es una práctica estándar desde hace mucho tiempo, de modo que todo sector de la alimentación puede seguir el ejemplo para lograr mayor eficiencia y brindar seguridad al consumidor. La implementación de la serialización de cajas en los frigoríficos se basa en etiquetas con simbología GS1-128, donde se colocan distintos identificadores de aplicación con información útil. Entre los más utilizados se encuentran:

  • El identificador SSCC (Código de contenedor de envió en serie), es el que le da el ID único a la caja.
  • El GTIN (Número global de articulo comercial) identifica al producto que contiene
  • El GLN (Número global de locación) identifica al establecimiento productor.
  • Otros identificadores útiles en el sector: lote, peso bruto, fecha de elaboración, fecha de faena, entre otros.

De esta forma, al tener sistemas informáticos bajo la lógica del mismo estándar, se puede recabar información útil en tan solo unos segundos de lectura del código, y esta información es entendida tanto en el mercado local como en el internacional.

El uso de los estándares GS1 de identificación para la serialización abre las puertas a cualquier aplicación potencial de trazabilidad, aplicaciones de gran porte tecnológico como implementaciones con tecnología de antenas y lectores RFID para la lectura automática, o de bajo porte tecnológico con tan solo una impresora de etiquetas y un lector de código de barras.

Así, los números de serie de cada caja pasan a indicar valores informativos que almacenados en un registro constituyen una forma de trazabilidad, y al integrar los diferentes registros de las empresas a lo largo de la cadena de suministro, que identifican cada caja unívocamente y con el mismo código, significan una integración de la trazabilidad desde el frigorífico hasta el consumidor.

Los estándares abiertos GS1 así como el EPCIS- ISO (Servicios de Información del Código Electrónico de Productos), y CBV (Vocabulario Básico de Negocios), permiten el intercambio estandarizado de datos y el seguimiento a nivel ítem. Estos estándares permiten la utilización de tecnologías avanzadas para el intercambio de  información como blockchain. La serialización a nivel unidad comercial y el etiquetado con códigos QR pueden brindar información a una cadena de bloques que proporciona información transparente de la cadena de suministro directamente al consumidor final.

La tecnología de serialización no significa un impacto económico en el negocio, por el contrario significa adelantarse a posibles normas futuras, tener un sistema productivo con ventajas competitivas y lograr eficiencia en la gestión. Para hacer posible la serialización, la trazabilidad y la seguridad alimentaria, GS1 cuenta con un Sistema de Estándares al alcance de todo tipo de empresas: grandes, medianas, pequeñas, y cuenta también con áreas especializadas de asesoramiento y gestión para cada sector de producción y comercialización.

+INFO: www.gs1.org.ar
+54 11 4556 4700
info@gs1.org.ar