La inteligencia artificial podría predecir el sabor de las cervezas

Una cervecera danesa trabaja en un software para conseguir una huella del sabor para cada muestra y reducir en más del 30 por ciento el tiempo que toma investigar combinaciones de sabores y levaduras.

Cervezas

Cada vez son más los avances inéditos alcanzados mediante la inteligencia artificial en todas las industrias, entre esas la cervecera. En Dinamarca, Carlsberg, la cuarta fábrica de cerveza más grande del mundo, encontró un uso reformador de esta tecnología.

En la empresa danesa están utilizando sensores avanzados y métricas para mapear y predecir los sabores de las mezclas de ingredientes, optimizando así tiempo y energía. Este proyecto se enmarca en su estrategia de crecimiento para ser más competitiva.

La productora fue la primera en crear un laboratorio a finales del siglo XIX, el cual a la fecha sigue activo, y ahora incorpora la inteligencia artificial y los servicios de la nube a una de las industrias más longevas de la historia.

La predicción del sabor

“Puede sonar muy bien tener que probar litros y litros de cerveza al día, pero en realidad, creamos cientos de microlitros de cerveza, en volúmenes tan pequeños que ni siquiera son evaluables”, explicó el director de levaduras y fermentación para el laboratorio de investigación de Carlsberg, Jochen Förster.

Además, agregó que pueden ahorrarse “muchísimo trabajo” al contar con “sensores que digan desde un primer momento si la levadura se puede utilizar para la producción de cerveza a gran escala, y que reconozca los químicos y sabores que la componen para predecir cómo será el sabor final”.

Para lograr esto, el laboratorio se asoció con la Universidad de Aarhus y la Universidad Técnica de Dinamarca; con la primera desarrolló los sensores y con la segunda estudió cómo implementarlos en las etapas de la fermentación.

Después, Microsoft proveyó los algoritmos de la inteligencia artificial, el machine learning y los servicios de la nube necesarios para llevar el proyecto al siguiente nivel. El laboratorio inauguró el proyecto a comienzos de 2018 y prevé que termine en 2021. Por ahora, los sensores ya saben diferenciar entre diferentes “pilsen” y “lager”, y siguen aprendiendo.

Dentro de unos años, Carlsberg quizá también pueda acreditarse la creación de la inteligencia artificial capaz de predecir el sabor de la cerveza y acelerar los procesos de investigación y producción de una de las bebidas más lucrativas del mundo.

Más información: www.carlsberg.com

Ver tambien:

Nuevo clasificador óptico de frutas

Papeles bioactivos que prolongan la vida útil de los alimentos