La carne bovina enfriada y empacada al vacío podrá llevar el Sello Alimentos Argentinos

En el marco de las políticas públicas para continuar mejorando la competitividad del sector cárnico y controlar la operación informal, los productores podrán obtener el derecho de uso del sello que distingue a los alimentos de calidad diferenciada.

Carne

La Secretaría de Alimentos y Bioeconomía del Ministerio de Agroindustria, oficializó el protocolo de calidad para carne bovina enfriada y empacada al vacío, que permite, a las empresas interesadas, distinguir sus productos con el Sello Alimentos Argentinos, una Elección Natural.

Según el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevere, el Sello condensa y sintetiza que la elección de los productos argentinos se debe a la excelencia y las riquezas geográficas y climáticas del país.

“Argentina está retomando el protagonismo en el mercado internacional de carnes; es una gran oportunidad para seguir potenciando el sector cárnico mediante la elaboración y oficialización de este protocolo, que es fruto del trabajo mancomunado entre las áreas de Alimentos y Ganadería de la cartera agroindustrial junto con el Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna, la Asociación Argentina de Angus, el INTI y Senasa”, aseguró.

Según lo estipulado en la Resolución 84 de 2018 de esa Secretaría, para que la carne bovina sea considerada como de calidad diferenciada, deberá cumplir con atributos vinculados al producto, el proceso de elaboración y envasado, como los siguientes:

  • Los establecimientos de producción deberán contar con la habilitación del Senasa, lo que garantiza un sistema integral de control desde el campo hasta la expedición del producto, con trazabilidad ininterrumpida. También, tendrán que tener documentado e implementado un Protocolo de Bienestar Animal, y contar con un Encargado de Bienestar Animal, quien deberá mostrar competencia en el tema.
  • Se aceptarán en el protocolo las siguientes tipificaciones: Novillos y MEJ -JJ, J, U y U2-, y novillitos y vaquillonas -AA, A y B-. Además, el protocolo clasifica la cobertura de grasa superficial -nivel 1, 2 y 3-, no aceptándose los extremos -0 y 4-. Y solo se admitirán animales de hasta seis dientes incisivos permanentes.
  • El sistema de calidad de los establecimientos de producción debe contar con un registro continuo de temperatura en las cámaras de maduración y en las salas de elaboración y almacenamiento del producto. En las primeras, deberá ser de diez grados centígrados durante 24 horas, y, al concluir la maduración, el pH medido en el longissimus dorsi, entre la 12ª y 13ª costilla, deberá ser menor a 5,9.

Empaque al vacío

Por otro lado, en las salas de elaboración, la temperatura también tendrá que ser de diez grados centígrados y no podrá tener un desvío superior al veinte por ciento durante la jornada de trabajo.

  • Los productos deberán estar envasados al vacío y el establecimiento productor tiene que controlar el vacío de los envases termosellados.
  • Se tendrá que realizar un balance de masas de los cortes, contrastando con los rótulos con Sello utilizados.
  • El isologotipo del Sello se deberá presentar en el rótulo de cada corte, de manera visible. En el caso de contener envase secundario, también debe tener el isologotipo del Sello.

Los productos elaborados de acuerdo al protocolo de calidad para la carne bovina enfriada y empacada al vacío, que obtengan el Sello, contarán con varios beneficios, entre ellos, poder participar gratuitamente de una feria al año del calendario de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, y abonarán una categoría inferior a la que les corresponde según la clasificación SEPyME.

Normativa

Carne de calidad

Tal como lo afirmó el ministro Etchevere, las exportaciones de carnes bovinas argentinas han mostrado una fuerte recuperación en los últimos dos años. Entre 2015 y 2017, las ventas al exterior aumentaron un 57,1 por ciento en volumen y un 49,7 por ciento en valor.

Además, las exportaciones entre enero y julio de 2018, crecieron un 63,7 por ciento con respecto al mismo periodo de tiempo del año anterior. Así, Argentina exportó, en los primeros siete meses de este año, 1027 millones de dólares, el valor más alto desde 1996.

Más información: www.argentina.gob.ar

Ver también:

Los códigos QR, cada vez más presentes en alimentación

ENVASES CON INTELIGENCIA ARTIFICIAL