Fraude alimentario, un dolor de cabeza para la industria

En la actualidad, uno de cada 10 alimentos en el mundo está adulterado o mal etiquetado según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Una problemática que se repite y que cada año atenta en contra de la salud y de la confianza de los consumidores.

FAO

La industria alimentaria -que está cada vez más globalizada- se ve afectada por distintos tipos de fraude a la población como la sustitución de ingredientes por otros de peor calidad, el ocultamiento de defectos, el mal etiquetado, la venta de alimentos robados, la utilización de aditivos no autorizados e incluso la falsificación.

Aceite de oliva adulterado, carne contaminada, fechas falsas de caducidad o colorantes nocivos en frutas, forman parte de una larga lista de prácticas fraudulentas que se agudiza cada año y que se expande en el mundo a través del intercambio comercial.

Lo que para unos es claramente motivo de fraude puede no serlo para otros, un obstáculo legal que, según los expertos, complica la lucha contra ese tipo de delitos a nivel global.

Por eso, los gobiernos se han propuesto empezar con algo tan básico como definir el problema: un comité del Codex Alimentarius, el organismo internacional que establece las normas alimentarias, está estudiando qué enfoque tomar ante la falta de términos armonizados.

“Se ha establecido un grupo de trabajo para que desarrolle un documento con las definiciones relevantes que luego circulará entre los miembros”, señala Sarah Cahill, experta de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que gestiona el Codex junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La búsqueda de un lenguaje común pasa por entender del mismo modo conceptos como el fraude (engaño ilegal que suele buscar algún beneficio económico), la integridad de los alimentos (en perfectas condiciones) o su autenticidad (que sean verdaderos).

Además, hay multitud de formas de fraudar, que van de la sustitución de ingredientes por otros de peor calidad al ocultamiento de defectos, el mal etiquetado, la venta de alimentos robados, la utilización de aditivos no autorizados o la falsificación.

Si para determinar que los alimentos son inocuos existen mecanismos globales de intercambio de información, en cuestiones de fraude alimentario las iniciativas son voluntarias, según Cahill, que insta a usar mejor los datos para lanzar alertas.

Fraude Alimentario

Regulaciones y estándares

Tras el escándalo que supuso en 2013 la aparición de carne de caballo en procesados con etiquetas de vacuno en Europa, la Unión Europea (UE) y el Reino Unido impulsaron redes internacionales formadas por científicos, autoridades y otros socios para intentar detectar las violaciones de las reglas alimentarias.

El año pasado, los países de la UE intercambiaron información en 597 casos y tuvieron que tomar medidas ante sonadas polémicas, entre ellas la contaminación de huevos con fipronil o el atún adulterado que causó intoxicaciones.

Anne MacKenzie, del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), destacó en una conferencia realizada en Roma que la colaboración ha estado reforzada por el uso de tecnologías avanzadas aplicadas a la trazabilidad.

“Con vistas a identificar el origen y las etapas de procesamiento y distribución de un producto, cada vez tienen más peso las técnicas de secuenciación del ADN, la digitalización y hasta el blockchain o cadena de bloques”, afirmó.

La especialista remarcó, además, que “las agencias reguladoras están considerando penas más altas” contra los que participan en el fraude y destinando recursos para autentificar los alimentos.

Porque se llame como se llame, ese negocio en la sombra ya le ha costado a la industria alimentaria muy caro.

La oficina de propiedad intelectual de la UE ha calculado en 1300 millones de euros lo que la industria europea deja de ingresar cada año a causa de la falsificación de bebidas alcohólicas, que se traduce en 4800 empleos perdidos.

Para Ignacio Sánchez, vicepresidente de la Federación Internacional del Vino y las Bebidas Espirituosas, el vino, “de alto valor y basado en el reconocimiento”, se enfrenta sobre todo al uso de marcas por quien no está autorizado, la difusión de información falsa y la venta de productos que no cumplen los estándares.

“Hemos trabajado más de un siglo en crear estándares internacionales para el vino, pero no se han finalizado los estándares armonizados para cumplir con las normas”, aseguró Sánchez.

A su juicio, la “vacuna” contra el fraude está en complicar y encarecer la actividad ilegal, restándole atractivo a los delincuentes.

Steve Gender, director de la farmacopea estadounidense USP, cree que se necesita la información de la industria sobre sus suministros, de manera que se puedan ver los fallos del sistema para “prevenir en vez de reaccionar”.

Al final es una cuestión de confianza porque, como dice Cahill, “la gente solo quiere saber lo que consume y cuánto puede confiar en la información de la etiqueta y el envase de los productos”.

Más información: www.fao.org

Ver también:

Herramientas para una cultura de inocuidad alimentaria

Mejora de los sistemas de administración e inocuidad alimentaria