ETIQUETADO NUTRICIONAL FRONTAL DE LOS ALIMENTOS ENVASADOS

La información que figura en los rótulos de los alimentos es el principal medio de comunicación entre el consumidor y el elaborador, ya que ayuda al primero a conocer mejor las propiedades nutricionales del producto, a realizar comparaciones entre productos y, consecuentemente, a hacer una mejor elección de acuerdo con sus necesidades.

Antecedentes

El etiquetado de los alimentos es un instrumento importante para brindar información que contribuya a mejorar la nutrición de la población en el marco de una alimentación adecuada y saludable.

La Encuesta Deuda Social Argentina (EDSA 2016) halló que 4 de cada 10 adultos consultan siempre o casi siempre las etiquetas de los productos alimenticios (23% siempre lo hace y 18%, casi siempre). Un 26% consulta a veces y un 33% consulta de modo poco frecuente o nunca.

De éstos, solamente el 18% considera que la información nutricional de las etiquetas de los productos alimenticios es siempre útil, mientras que el 42% piensa que lo es pocas veces o nunca. El 32% piensa que en algunas ocasiones dicha información es útil y el 8% contestó que no sabe si es útil.

Previsiblemente, la gran mayoría asegura que la información que busca en las etiquetas de los productos alimenticios es la “fecha de vencimiento” (84,6%). Otros motivos de consulta de las etiquetas son: conocer los ingredientes (22%), grasas totales, saturadas y trans (18,8%), valor energético/calorías (16,5%), cantidad de azúcar (15%), valor nutritivo (14%), cantidad que contiene el paquete (13,5%) e instrucciones de conservación (12,3%), entre otros.

Confeccionar con mayor claridad las etiquetas informativas de los productos es visto como necesario por el 26%. Además, se espera que esta información sea de utilidad para el desarrollo de políticas públicas, campañas educativas y mayor concientización de la población en general sobre la importancia de desarrollar hábitos alimentarios saludables de modo informado.

¿Qué es una etiqueta o un rótulo?

En varios países se ha adoptado una forma de rotulado nutricional llamado etiquetado frontal de alimentos envasados. Es considerado una herramienta que presenta información nutricional de un alimento envasado de forma gráfica, simple y de fácil y rápida comprensión, se encuentra ubicado en el frente del envase, de manera de ayudar a los consumidores a elegir y comprar alimentos según sus necesidades y también como una manera de impulsar la reformulación de alimentos por parte de la industria alimentaria.

Es toda inscripción, leyenda, imagen o toda materia descriptiva o gráfica que se haya escrito, impreso, estarcido, marcado, mar­cado en relieve o huecograbado o adherido al envase del alimento, destinada a informar al consumidor sobre las características del alimento envasado. Es el principal medio de comunicación entre el consumidor y el elaborador del alimento; y por lo tanto, contribuye a garantizar al consumidor su derecho a la información.

La información que debe figurar obligatoriamente en la etiqueta o rótulo se presenta distribuida entre el frente (denominación de venta del alimento y contenido neto) y el dorso del envase (la identificación del origen, nombre o razón social y dirección de la empresa, identificación del lote, fecha de duración, preparación e instrucciones de uso del alimento (cuando corresponda) y rotulado o información nutricional).

Acerca del etiquetado o rotulado nutricional

Se refiere a toda descripción destinada a informar al consumidor sobre las propiedades nutricionales del alimento. Comprende dos componentes: declaración de nutrientes, que es la enumeración del valor energético y del contenido de nutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas totales, grasas saturadas, grasas trans, fibra alimentaria y sodio) del alimento. Esta información figura con el título “información nutricional” en el dorso del envase y existen dos modelos para presentarla: vertical u horizontal, dependiendo del tamaño del envase.

Declaración de propiedades nutricionales o información nutricional complementaria o “claims” nutricionales (opcional): es cualquier representación que afirme, sugiera o implique que un producto posee propiedades nutricionales particulares. Por ejemplo: “bajo en sodio”, “sin azúcar agregada”, “no contiene grasas trans”, etc. Esta información aparece en la parte del frente del envase.

La información nutricional complementaria o “claim nutricional” que se presenta de manera gráfica (a través de símbolos, letras, colores), simple y de fácil y rápida comprensión en e frente del envase del alimento, determinada en base a un sistema o modelo de perfil de nutrientes.

¿Voluntario u obligatorio?

Su implementación es voluntaria en países como Suecia, Noruega, Dinamarca, Islandia, Reino Unido, Australia, Nueva Zelandia y Francia. En Latinoamérica, varios países han sancionado normativa de etiquetado nutricional frontal de carácter obligatorio, entre ellos Ecuador, México y Chile.

Modelos existentes

Existen gran cantidad de modelos a nivel mundial, que varían en cuanto a símbolos, colores y sistemas o modelos de perfil de nutrientes utilizados.

Keyhole: fue el primer etiquetado nutricional frontal implementado en el mundo. Lo implementó Suecia de manera voluntaria en el año 1989 para luego ser adoptado, con las mismas condiciones, por Noruega y Dinamarca veinte años más tarde. Se aplica en aquellos alimentos de una misma categoría que cumplen uno o más de los siguientes claims nutricionales: menos grasas y más saludables, menos azúcar, menos sal, más fibra alimentaria y granos o cereales integrales. Es decir, que cumplen con un determinado nivel de nutrientes o ingredientes a fomentar y no sobrepasan los niveles de los nutrientes a limitar. Este modelo tiene su propio sistema o modelo de perfil de nutrientes.

Guideline Daily Amount (GDA): este modelo de etiquetado frontal informa los porcentajes de las recomendaciones diarias de determinados nutrientes, en kilocalorías o en gramos, que aporta el envase o porción. Existen dos versiones: GDA con colores del semáforo y GDA monocromático. A continuación presentamos cada uno.

GDA con colores del semáforo: fue implementado de manera voluntaria, a mediados del 2013, en Reino Unido. Es una combinación del GDA y el semáforo nutricional. Este modelo utiliza el sistema de perfil de nutrientes propuesto en el Reglamento de la Unión Europea No. 1169/2011 sobre el suministro de información alimentaria a los consumidores. Informa la cantidad de energía (en kilojoules y kilocalorías), las cantidades de grasas (totales), grasas saturadas, azúcares y sal (en gramos) y los porcentajes de las recomendaciones diarias de cada nutriente que aporta una porción de alimento o bebida. Además, los colores del semáforo (rojo, amarillo, verde) indican si el contenido de cada nutriente cada 100 g de alimento o 100 ml de bebida es alto, medio o bajo. Los productores de alimentos o bebidas también pueden incluir el texto “alto” (“HIGH”), “medio” (“MED”), o “bajo” (“LOW”) junto con los colores rojo, amarillo o verde respectivamente, para reforzar su significado. La información de la cantidad y el porcentaje de energía deben presentarse sobre un fondo neutro, sin colores ni texto.

cionales: menos grasas y más saludables, menos azúcar, menos sal, más fibra alimentaria y granos o cereales integrales. Es decir, que cumplen con un determinado nivel de nutrientes o ingredientes a fomentar y no sobrepasan los niveles de los nutrientes a limitar. Este modelo tiene su propio sistema o modelo de perfil de nutrientes.

Consideraciones importantes

– El etiquetado frontal una medida más, debería ser acompañada y complementada con otras medidas como por ejemplo: educación sobre nutrición y alimentación saludable.

– Debe ser consistente con la actual situación alimentaria-nutricional y con los mensajes de las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA).

– Debe responder a un proceso metodológico sistemático, transparente y lógico, de manera ideal consensuado entre los diferentes sectores implicados (organismos gubernamentales, industria alimentaria, organizaciones de consumidores, etc.).

– Existe escasa evidencia científica sobre cuál es el modelo más efectivo. Se requieren más investigaciones para evaluar el impacto a corto y largo plazo de esta medida.

– Los procedimientos acordados en el Mercosur y en el Codex Alimentarius y el sustento científico objetivo deberían ser la base para la adopción de un modelo de etiquetado nutricional frontal de alimentos envasados en la Argentina.

¿Cuál es la situación en Argentina?

En el segundo semestre de 2018 se puso en marcha una mesa técnica interministerial integrada por la Secretaría de Gobierno de Salud (Ministerio de Salud y Desarrollo Social), la Subsecretaría de Comercio Interior y la Secretaría de Gobierno de Agroindustria (ambas pertenecientes al Ministerio de Producción y Trabajo) para abordar la temática y consensuar una propuesta de etiquetado nutricional frontal para la Argentina. Por otro lado, tanto en el ámbito del MERCOSUR como del Codex Alimentarius, se encuentra actualmente en discusión la normativavigente sobre rotulado de alimentos y, específicamente, la incorporación de un etiquetado nutricional en el frente de los envases.

Más información: www.infoalimentos.org.ar