Envases sustentables, los preferidos por los “millennials”

envase sustentable millennials

Los Jóvenes optan por envases sustentables para beneficiar al medioambiente.

La generación del cambio de siglo, trae consigo cambios en el hábito de consumo y lo hacen saber. Según un estudio realizado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc), la sustentabilidad es un factor importante para esta generación. Los “millennials” se presentan más conscientes en sus elecciones y se revelan como compradores que argumentan sus elecciones: su compra debe mostrar los beneficios reales de los productos.

El estudio realizado bajo nombre “Potencial del Millennial como shopper de frutas y hortalizas”, con el objetivo de conocer el comportamiento de una generación que es germen del consumidor por venir. Para estos jóvenes, el producto no es el único factor decisivo. Cuatro de cada diez compran alimentos frescos dependiendo del packaging.

Opciones para tener en cuenta

  • Romper la barrera de la falta de tiempo ofreciendo recetarios con posibilidades sencillas y rápidas.
  • Centrarse en el producto local. Resaltar lo saludable, BIO y ecológico.
  • Utilizar envases con menor impacto medioambiental. El pack es clave para ellos y la bolsa de papel o caja de cartón son los que encajan mejor con estos valores.
  • Hacer muy fácilmente visible el precio por kilo, el origen y sus beneficios. La impresión del envase es fundamental.
  • Buscar un celebrity del mundo de la comida para generar mayor movilización (1 de cada 3 sigue a alguno).
  • Exponer la mercancía en los establecimientos en cajas sostenibles (de cartón o madera).

El envasado es concluyente siempre y cuando sea sostenible y, además, comporte un producto de calidad. Dentro de los diferentes tipos de envases y embalajes, el de cartón y papel es, según este estudio, el que logra una mayor asociación con la sostenibilidad, a la vez que trasmite calidad mejor que ninguna otra alternativa. Un 38% de los encuestados, de hecho, reconocen que les gustaría encontrar envases que tuvieran un menor impacto medioambiental.

El desperdicio es el principal motivo por el que se explica este bajo consumo: un 39% dice que no compra más porque se echa a perder en la casa, siendo nuevamente las mujeres las que consumirían un 43% más si los alimentos tuvieran una vida más larga.

www.5aldia.org