ENVASES CON INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Crean un prototipo que informa acerca del estado de frescura de la carne.

ingenieros en linea de envasado

La carne es un producto muy frágil y cualquier error en su tratamiento, el embalaje, la distribución o en el punto de la venta potencialmente afectará su calidad. Que un patógeno filtre las barreras de seguridad puede tener un efecto terrible sobre la percepción del consumidor y un impacto negativo sobre la industria. Estos problemas son importantes para la industria de carne ya que la frescura del producto es un atributo de calidad relacionado con el precio de venta final.

El Centro Tecnológico Agroalimentario de la Asociación de Industrias Cárnicas del Principado (España), desarrolló un envase inteligente que permitirá informar en tiempo real acerca de la calidad de la carne de vacuno fresca y predecir su vida útil restante mediante unos sensores y un lector externo desarrollado mediante técnicas de inteligencia artificial.

El objetivo de proyecto de TOXDTECT es desarrollar una solución Inteligente de embalaje para productos de carne frescos Bovinos. El sistema propuesto consiste en una serie pasiva de sensores fácilmente integrados dentro del paquete vía la impresión. Un lector externo impulsará los sensores y correlacionará los diferentes parámetros moderados en el paquete para determinar el verdadero estado y las propiedades de la carne. De manera que identifica y cuantifica los compuestos orgánicos volátiles (Vox) que desprende la carne con el paso del tiempo.

Usando esta información, el sistema será capaz de determinar la duración restante del producto según reglas de seguridad existentes. Comparado a métodos existentes de prueba como el análisis sensorial y microbiológico que son costosos y destructivos, esta solución ofrece un método no destructivo, exacto y rentable de determinar la integridad de carne embalada y predecirá su duración.

Gondola con envases y carne

recipientes de carne fresca

Packaging Inteligente

El envase dispone de un film de tres capas que incluye los sensores mientras que el dispositivo externo de lectura procesa la información que le proporcionan mediante el uso de un software inteligente que determinará la calidad de la carne y su vida útil.

Investigadores del centro de investigación explican que este producto tiene un impacto importante desde el punto de vista de la cadena de valor alimentaria y del consumidor al permitir a las empresas de distribución conocer de inmediato el impacto que una ruptura en la cadena de frío puede tener sobre la carne y reformular el etiquetado de caducidad así como activar los protocolos de contingencia requeridos.

A su vez, los encargados del área de cárnicos en los supermercados podrán conocer continuamente el estado de la carne y por tanto conocer la fecha real de caducidad, que actualmente se realiza con base en criterios establecidos para cada producto de forma que se derrocha una gran cantidad de alimentos perfectamente comestibles.

Más información:
www.toxdtect.eu