ENVASES ALIMENTARIOS AUTOCALEFACTABLES Y CON CAPACIDAD MICROBIANA

Se trata de dos proyectos que lleva adelante un centro tecnológico valenciano, en España, basados en las tecnologías de plastrónica y microencapsulación.

La plastrónica es una nueva línea de investigación emergente que abarca la integración de componentes electrónicos en los materiales plásticos, y permite obtener dispositivos ligeros y flexibles que pueden integrarse en productos con geometrías complejas. A través de esta tecnología, el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) de España, está desarrollando un prototipo de un envase que tenga la capacidad de autocalentarse.

Por otro lado, el centro tecnológico también se encuentra trabajando en la creación de un nuevo envase biodegradable y compostable, con capacidad antimicrobiana, para alimentos, a partir de sus conocimientos en microencapsulación -proceso en el que las sustancias bioactivas de los alimentos se introducen en matrices para protegerlas de la reacción con otros compuestos o frenar la oxidación-.

Envase autocalefactable

Aimplas está trabajando en el desarrollo de un envase alimentario autocalefactable, en el marco del proyecto Heat Food -financiado por la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI)-. El innovador envase sería capaz de lograr una temperatura de calentamiento adecuada que se distribuiría uniformemente por todo el contenido.

Desde el centro tecnológico español, explicaron que el principal reto de este proyecto es “conseguir la compatibilidad de todos los materiales que componen el envase”. Una vez que los consigan, la tecnología se protegerá mediante una patente internacional y “se transferirá a empresas fabricantes de envases alimentarios, para que puedan incorporar a su oferta un producto de alto valor añadido”.

Capacidad antimicrobiana

Otra investigación que está llevando a cabo Aimplas, es la creación de envases con aditivos naturales incorporados para alargar la duración de los alimentos. Esta innovación se desarrolla en el marco del proyecto Cap-Resistant, que se basa en la microencapsulación para lograr el objetivo.

De este modo, se está desarrollando un prototipo de envase alimentario biodegradable y compostable, con capacidad antimicrobiana gracias a sustancias de origen natural. El objetivo de la investigación es lograr microcápsulas de elevada resistencia térmica y mecánica que hagan posible procesar el material mediante inyección y extrusión para obtener botellas y bandejas sin que pierdan sus propiedades antimicrobianas.

Más información: www.aimplas.es