Enfriamiento por evaporación: clave para el ahorro energético y el cuidado del medioambiente

Es una tecnología que utiliza el agua como refrigerante, con menor consumo de energía eléctrica y que reduce la emisión de gases invernadero.

Ductos aire acondicionado

La Estrategia 2020 de la Unión Europea establece el ahorro energético y la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) como elementos prioritarios en materia de sostenibilidad medioambiental. En este contexto, la refrigeración por evaporación cobra especial relevancia, en la medida que, por sus características, es capaz de contribuir a ambos objetivos.

En primer lugar, el enfriamiento por evaporación, utilizado en las instalaciones frigoríficas y de aire acondicionado con condensación por agua, es un proceso natural que utiliza el agua como refrigerante y que se aplica para la transmisión a la atmósfera del calor excedente de procesos y máquinas térmicas. En consecuencia, se reduce el efecto invernadero al limitarse las emisiones de CO2 indirectas gracias al ahorro de energía eléctrica consumida, y directas, por el menor riesgo de fugas de gases refrigerantes.

Esta tecnología ofrece, además, una combinación idónea de uso de energía y costo de instalación, que deriva en una óptima relación inversión/rendimiento frente a soluciones similares:

Su consumo de energía eléctrica es inferior. En los sistemas de refrigeración por aire, al incrementarse la temperatura de condensación, disminuye la producción frigorífica de la instalación, es decir, para producir el mismo efecto frigorífico se requieren un compresor, un motor de accionamiento eléctrico y un condensador de tamaños y costos superiores.
La reducción del consumo energético se consigue por dos motivos: la eficiencia del proceso y el alto rendimiento energético que ofrece. La eficiencia viene dada porque, cuando es mayor la eficiencia del proceso industrial, es menor la cantidad de energía que se pierde y es más fácil deshacerse del calor residual. El alto rendimiento se deriva de que la refrigeración por evaporación permite conseguir temperaturas de enfriamiento de agua de hasta +25°C o inferiores, así como el empleo de intercambiadores de calor intermedios, lo que significa que el fluido procesado puede enfriarse en circuito cerrado hasta 30°C o menos.

ESTE SISTEMA OFRECE UNA COMBINACIÓN IDÓNEA DE USO DE ENERGÍA Y COSTO DE INSTALACIÓN, QUE DERIVA EN UNA
ÓPTIMA RELACIÓN
INVERSIÓN/
RENDIMIENTO.

Para el sector empresarial e industrial, el cumplimiento de los objetivos trazados por la Unión Europea es prioritario, y la forma de conseguirlo pasa por la reducción del gasto asociado tanto al uso generalizado del aire acondicionado como a la elevada demanda de frío en los procesos industriales, los principales responsables de la gran demanda energética existente en la actualidad. La demanda de las grandes y pequeñas empresas representa un peso específico: alrededor del 30 por ciento del total frente al 13 por ciento que supone aproximadamente el sector servicios. La metalurgia, la industria química, la producción de productos minerales no metálicos, la fabricación de vehículos de motor y la industria de la alimentación son algunas de las que generan mayor consumo.

Equipos de frios

En todos los sectores mencionados, el frío interviene en los procesos de fabricación y la producción de este frío requiere, a su vez, de energía eléctrica. De hecho, el mantenimiento de la temperatura correcta de los fluidos o de las salas dentro de estas industrias es tan importante que puede tener un enorme impacto en la rentabilidad de las plantas. Los procesos de manipulación y fabricación de productos terminados son muy largos y, casi en cada paso, se necesita algún tipo de enfriamiento y/o calentamiento.

Más información: www.aefyt.com

Ver tambien:

Industria 4.0 y eficiencia energética en la industria de alimentos