Compresores de frío, ¡en alerta!

Estos equipos resultan indispensables para absorber el calor de los alimentos y conservarlos. Para cumplir con este objetivo se requieren máquinas confiables y lubricantes que garanticen el correcto funcionamiento. Por Ing. Hernán Bellante*.

Estabilidad del lubricante

Pasó ya un largo tiempo desde que, gracias al descubrimiento de las leyes de la termodinámica, la ciencia trabajó en diseños y procesos para la creación de las máquinas frigoríficas. El desarrollo de estos equipos industriales presentó una disrupción en materia de conservación de alimentos. Es decir, absorber el calor de estos, mantenerlos fríos y en consecuencia conservarlos. No cabe ninguna duda que cualquier empresa que fabrique alimentos está hoy en día familiarizada con este proceso de conservación, y sabe la importancia que estos equipos industriales representan. El alto costo de los compresores y la confiabilidad en el funcionamiento, es indispensable para evitar problemas tanto por la rotura del equipo como por los desperdicios de los alimentos que pueda traer aparejado.

Sin ir más lejos, en nuestro contacto frecuente con las gerencias de mantenimiento, nos hacen referencia del valor que tiene para ellos contar con un equipo fiable. Un equipo sin roturas les permite trabajar tranquilos, pero ¿de qué hablamos cuando nos referimos a confiabilidad?

Confiabilidad

Confiabilidad es, en sentido estricto, la capacidad en nuestro caso de la máquina frigorífica, de realizar la función para la que fue prevista sin incidentes (sin errores y sin paradas imprevistas).
No hay ninguna duda que se hacen grandes inversiones para garantizar la confiabilidad del “sistema de refrigeración”. Nadie quiere que se pierda la cadena de frío. Los costos y la mala prensa serían fatales, por lo tanto resulta cotidiano que los usuarios compren un equipo de refrigeración de primera marca, que utilicen rodamientos de calidad, filtros y tableros electrónicos de renombre, con sensores y dispositivos de reconocidos fabricantes, pero ¿qué estamos haciendo con el aceite?

En el mundo actual el conocimiento científico se acelera a valores inigualables, y si bien estoy diciendo una obviedad, son muchos los casos donde se recurre a aceites lubricantes con formulaciones de más de 60 años argumentando: “Siempre usé lo mismo y me anduvo bien”. O también, a pesar de que el aceite solo implique el tres por ciento del presupuesto de mantenimiento, se selecciona un lubricante por “el costo unitario”.

CERTIFICACIÓN DE LOS
FABRICANTES OEM

REFLO A cumple con los requisitos o ha recibido la certificación de la mayoría de los principales fabricantes OEM de compresores, incluidos:
Bitzer
Frigoscandia
Grasso
Howden
Huppman
Sullair
Vilter
Mayekawa/Mycom (Compresores de tornillo)

Pidiendo disculpas por repetir obviedades, tampoco les digo ningún secreto cuando les menciono que el aceite lubricante es “el elemento que se diseña para evitar el desgaste e incrementar la vida útil del compresor”. Sin embargo, al momento de la toma de decisiones en muchos casos se menosprecia esa condición del lubricante para garantizar el correcto funcionamiento del sistema como un conjunto y, por ese motivo notamos en muchas empresas que los compresores de frío están en Alerta.

Detalles a tener en cuenta

Es muy importante prestar atención a reglas básicas al momento de seleccionar un lubricante para compresores de frío, y en este caso particular de Amoníaco, R-717.

Perdida por evaporacion

Tenemos que tener claramente identificado el respaldo que un lubricante (siendo recurrente, el respaldo del agente que me evita el desgaste del compresor) debe cumplir. Aquí siguen unos tips de confiabilidad:

Homologaciones de fabricantes:

arrancamos por la más básica, pero posiblemente una de las más importantes, que son las referencias del fabricante hacia nuestro producto. Como referencia, el REFLO 68A tiene las homologaciones de los fabricantes de compresores más prestigiosos, como por ejemplo Bitzer, Frigoscandia, Grasso, Howden, Huppman, Sullair, Vilter, Mayekawa-Mycom, etc.

A menudo encontramos productos que “dicen ser iguales”, pero no están reconocidos por ningún fabricante. No está de más prestar atención a este detalle.

Garantías de funcionamiento:

REFLO 68A tiene una garantía escrita de funcionamiento, donde los costos de reparación serán compensados si hay roturas a causa del lubricante.

Referencias de uso:

una centena de casos de éxitos, con mejoras documentadas de rendimiento en todo el mundo respaldando los beneficios de usar REFLO 68A. Las más importantes empresas de Argentina como en todo el mundo saben de la diferencia tecnológica de usar este producto.

Ventajas operativas:

Reducción de la fricción: menor desgaste comprobado, incremento de vida del compresor, sus componentes mecánicos y real confiabilidad del equipo.
Incremento de la durabilidad: comprobada extensión de la vida útil, en casos particulares por más de 10 veces en comparación con aceites convencionales(*)
Menor consumo: debido a la muy baja volatilidad de la base lubricante exclusiva hay menor arrastre a la línea y casos documentados de una baja de hasta 95 por ciento de consumo de aceite.
Menor formación de residuos, mayor eficiencia del compresor: mejores resultados en el ciclo de condensación, tuberías y evaporación, manteniendo la calidad de enfriamiento por más años. Mejor funcionamiento del compresor, sin obturaciones ni desgaste. Mayor duración de filtros.
Baja de consumo eléctrico: el consumo más importante de la mayoría de las empresas está en la generación de frío. Ahorros documentados de hasta un tres por ciento permiten una reducción de alto impacto en el consumo y una eficiencia energética, medida a la que apunta cualquier empresa en la actualidad.

(*) Recomendamos el seguimiento a través monitoreo de condición que brinda nuestro servicio de laboratorio.
* Gerencia Lubricantes Industriales LAAPSA Argentina

Más información: www.laapsa.com.ar

Ver tambien:

Programa Nacional de Capacitación para PyMEs Alimentarias

Conceptos básicos sobre inocuidad y diseño de equipos de procesamiento