Científicos santafecinos crean un pan que busca revolucionar la industria

Tiene un alto contenido de proteínas y mayores niveles de fibra alimentaria y calcio. Podría ser una alternativa más sana que los productos comunes elaborados con harina de trigo.

En 2017, el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA) develó unas cifras preocupantes en cuanto a pobreza y hambre en el país: ocho millones de personas viven en situación de pobreza, y seis millones padecen hambre. En otras palabras, uno de cada diez hogares no tiene los recursos suficientes para alimentar a su familia.

Ante este panorama, científicos de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), en la provincia de Santa Fe, crearon un pan más saludable que el de trigo común.

Se trata de panes de molde especiales, con un alto contenido de proteínas y mayores niveles de fibra alimentaria y calcio, que fueron formulados por científicos santafecinos y que podrían ser una alternativa más saludable que los productos comunes elaborados con harina de trigo.

“Incorporamos a la formulación tradicional materias primas poco convencionales, pero de alto valor nutritivo y bajo costo, como harina de soja y concentrado de proteínas del suero, que es un subproducto de la industria láctea”, afirmó Melina Erben, doctora en Ciencia y Tecnología de los Alimentos quien se desempeña como Becaria Posdoctoral del CONICET en el Instituto de Tecnología de Alimentos.

El desarrollo, reconocido en la revista Food Science and Technology International, permitió obtener un pan que, según lo considerado por el Código Alimentario Argentino, es un producto con alto contenido de proteínas, que, además, tienen mayor calidad que las de un pan de molde o lacteado clásico elaborado a partir de harina de trigo.

Una mezcla saludable

Las pruebas se realizaron en el Laboratorio de Panificación de la Facultad de Ingeniería Química de la UNL y se obtuvo un pan de molde compuesto por una mezcla de casi 89 por ciento de harina de trigo, ocho por ciento de harina de soja y un tres por ciento de concentrado de proteínas del suero. “Esta proporción es la que nos permite obtener un pan de molde con calidad tecnológica y sensorial aceptable y mayor calidad nutricional”.

Aunque el sabor del nuevo pan difiere al de uno tradicional, “el análisis sensorial demostró muy buena aceptabilidad global por parte de los consumidores”, afirmó la científica de la UNL.

La formulación ya está disponible para ser transferida tanto a la parte estatal como a la privada.

“Este pan podría ser un alimento de interés social y, por lo tanto, ser incluido en programas de asistencia alimentaria, como una estrategia que permita mejorar el estado nutricional de algún sector de la población”, puntualizó Erben, quien también señaló que podría atraer a consumidores que buscan opciones más saludables en su dieta.

Más información: www.leloir.org.ar

Ver también:
Conceptos básicos sobre inocuidad y diseño de equipos de procesamiento