Calidad e inocuidad alimentaria, una visión de cara al futuro

Con el fin de analizar la situación actual y posibles escenarios sobre exigencias de calidad e inocui­dad en el sector productor de materias primas y alimentos elaborados en Argentina, se encargó un estudio denominado “Escenarios sobre exigencias de calidad e inocuidad en el sector productor de materias primas y alimentos elaborados en Argentina para el 2030”.

Calidad de inocuidad 1

Esta investigación fue llevada adelante por la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) y el Centro de Investigación de Agroindustria (CIA) del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Lo que sigue es un resumen del informe.

Análisis prospectivo

El análisis prospectivo realizado en este estudio de consultoría incluyó los dos métodos de prospec­tiva mayormente empleados: el Delphi y la construcción de escenarios.

En la encuesta tipo Delphi se consultó la opinión de expertos, repre­sentantes del sector empresarial, científico-aca­démico y gubernamental, sobre la evolución futu­ra de las exigencias de calidad e inocuidad en el sector productor de materias primas y alimentos elaborados en Argentina al año 2030.
La encuesta se envió a 229 expertos, de los cuales participó un total de 86 (38%), tanto del sector empresarial como del científico-tecnológico.

Escenario apuesta

Desde el Estado y desde el ámbito privado se capacitarán y formarán recursos humanos (RRHH), a lo largo de toda la cadena, y en todo tipo de empresas, para la identificación de peligros y evaluación de riesgos, con el objetivo de res­guardar la inocuidad de los alimentos y proveer alimentos seguros a los consumidores.

El Estado y los actores privados se mostrarán flexibles y oportunos a la hora de formar RRHH ante la aparición de nuevos peligros y la conse­cuente evaluación de riesgos.

Se mantendrá una gestión integral de la calidad, dada por las exigencias de los mercados internos y externos, en cuanto a cumplir con estándares que hacen a los alimentos inocuos, con buena calidad, presentados en envases que preserva­rán esa calidad, seguridad e higiene, con todos los procesos de producción bajo normas ambienta­les amigables, a lo largo de toda la cadena ambienta­les amigables, a lo largo de toda la cadena.

Calidad de inocuidad 1

El Estado, en sus niveles Nacional, Provincial y Municipal, tendrá un rol activo en la visibilización de alimentos con tradición e historia, patrimonio de los pueblos, para ponerlos al alcance de todos los consumidores con estándares de calidad e inocuidad. Se invertirán recursos en su promo­ción a través de ferias, encuentros y exposicio­nes. Se mantendrá e incrementará la política pú­blica de incentivar las marcas colectivas (MC), la identidad territorial (IT), las indicaciones geográ­ficas (IG), y las denominaciones de origen (DO).

EL ESTUDIO
CONCLUYE EN
RECOMENDACIONES PARA UNA AGENDA DE INVESTIGACIÓN Y
DESARROLLO QUE CONTEMPLA LAS
EXIGENCIAS DE
CALIDAD, INOCUIDAD Y AMBIENTE.

La innovación y el desarrollo de nuevos alimen­tos (con diferentes perfiles nutricionales, fun­cionales, modificados, y para regímenes espe­ciales) se irán desarrollando en forma continua por los organismos de ciencia y tecnología, así como las empresas alimenticias de punta y labo­ratorios públicos y privados.

Las alegaciones de salud serán convenientemente interpretadas y validadas tanto desde los organis­mos públicos como desde el sector privado, favore­ciendo el desarrollo técnico y comercial de alimentos con distintos perfiles nutricionales, alimentos modifi­cados, alimentos funcionales y para regímenes espe­ciales. Se alcanzarán los estándares necesarios para cumplir con normas validadas y armonizadas.

La aplicación de las tecnologías emergentes para el procesamiento de alimentos, la mayor parte ya desarrollada y en uso en los países centrales, dependerá fundamentalmente de la capacidad económica de las empresas de alimentos para su incorporación en la producción masiva de alimentos. El ritmo de esta incorporación depen­derá de las posibilidades futuras del consumo de alimentos listos para usar y consumir, del de­sarrollo económico y mejoramiento del nivel de vida del país (relacionado con lo anterior), de la estabilidad económica y la previsibilidad de sus indicadores.

Calidad de inocuidad 3

El Estado en sus tres niveles (Nacio­nal, Provincial y Municipal), impulsará po­líticas públicas tendientes a mejorar la capacidad tecnológica de la industria alimentaria argentina y a través de diferentes estrategias fomentará la instalación y/o desarrollo de centros productivos equipados con las nuevas tecnologías.

Desde el Estado-Ciencia y Tecnología, se pro­moverá la generación y consolidación de una red de laboratorios públicos y privados, para la provisión de insumos biotecnológicos para su incorporación a los alimentos, mejorando la competitividad de los alimentos argentinos.

La innovación en alimentos y envases con ele­mentos nano se irá desarrollando en forma con­tinua por las organizaciones de ciencia y tecno­logía, así como por las empresas alimenticias de punta y laboratorios públicos y privados.

En el mediano y largo plazo las empresas desarro­llarán alimentos y envases con elementos nano que sean factibles técnicamente y cuyo costo económico-financiero, permitirán el desarrollo comercial de productos. Se generarán y adopta­rán marcos regulatorios regionales y nacionales armonizados para las especificaciones de estos alimentos y envases. Los consumidores tendrán una percepción positiva de los alimentos con nanotecnología. El Estado-Ciencia y Tecnología será motor para el start up de estas tecnologías y su inclusión en la industria de los alimentos.

Desafíos y oportunidades del sector agroalimentario Argentino al 2030

Análisis de brechas

La tercera parte de este trabajo de investigación abordó los desafíos y oportunidades del sector agroalimentario al 2030 mediante un análisis de brechas para cada uno de los ejes del estudio: inocuidad, calidad, tecnologías emergentes, biotecnología y nanotecnología.
En cada eje se analizaron los tópicos definidos a par­tir de los enunciados de la encuesta tipo Delphi res­pecto de su situación actual, el futuro y los factores críticos que determinan la brecha. En términos gene­rales, el futuro deseado de los tópicos fue obtenido a partir del escenario apuesta del análisis prospectivo:

Calidad de inocuidad 4

En temas de inocuidad, se analizaron las bre­chas sobre tópicos de barreras al comercio in­ternacional, capacidades técnicas en análisis de riesgos, RRHH en calidad e inocuidad en PyMEs, peligros microbiológicos por producción animal primaria intensiva y cambio climático, control biológico de plagas y control de residuos de pesticidas, alimentos genéticamente modifica­dos (materias primas, certificación y consumo).

En materia de calidad, se abordaron las brechas en cuanto a innovación, viabilidad comercial y desa­rrollo de nuevos alimentos con diferentes perfiles nutricionales, funcionales, modificados, etc., ges­tión integral de la calidad (implementación, ges­tión y unificación de los sistemas de calidad, en todas sus dimensiones: inocuidad, calidad, am­biente, seguridad e higiene) y calidad simbólica.

Calidad de inocuidad 5

Para el caso de tecnologías emergentes de proce­samiento, se analizaron las brechas en tecnologías puntuales, como cook-chill para la elaboración de productos listos para consumir, altas presiones hidrostáticas, UV, irradiación, envases activos e inteligentes, y reemplazo de antimicrobianos sin­téticos por naturales.

En Biotecnología, además de abordar temáticas en organismos genéticamente modificados, se analizaron brechas sobre aspec­tos regulatorios en la utilización de insumos bio­tecnológicos, conciencia del consumidor, incorpo­ración en procesos de producción de alimentos y oferta nacional de insumos biotecnológicos (acce­so a nuevos mercados).

Para el caso de Nanotecnología, se abordaron las brechas en temas de exigencias para la comercialización y marcos regulatorios, aplicación de nanotecnología en envases y nanoencapsulados, percepción del consumidor e innovación de producto.

Recomendaciones para una agenda de investigación y desarrollo

A partir del análisis de brechas, el estudio concluye en recomendaciones para una agenda de investigación y desarrollo que contempla las exigencias de calidad, inocuidad y ambiente. A continuación se resumen recomendaciones para el conjunto de dimensiones críticas analizadas en este trabajo, las cuales fueron divididas en aquellas que responden a factores tecno­lógicos y no tecnológicos:

Recomendaciones sobre factores tecnológicos

Orientadas principalmente al fortalecimiento de las capa­cidades en los sectores público y privado, incluyendo:

Infraestructura y equipamiento:

a escala laborato­rio, piloto e industrial para la innovación de produc­tos, servicios y procesos de la industria y PyMEs del sector. Destacada para las nuevas tecnologías emergentes de procesamiento (APH, UV, cook-chill, irradiación, envases activos e inteligentes, antimi­crobianos), biotecnología y nanotecnología.

Calidad de inocuidad 6

Formación de RRHH:

en evaluación de riesgos con capacidad de articulación público-privado; en los procesos de certificación de OGM; en calidad, inocuidad y tecnologías transversales –emergentes de procesamiento, bio y nanotec­nología- (incluyendo niveles terciario, universita­rio y de posgrado).

Gestión integral de la calidad:

integración de sis­temas de calidad, inocuidad, medio ambiente y seguridad e higiene laboral.

Generación de conocimiento y tecnologías:

en métodos de detección en el área de inocuidad alimentaria; efectividad y el alcance del control biológico en sistemas integrados de control bio­lógico y químico; en herramientas para el con­trol de micotoxinas. En relevamiento de datos para las evaluaciones de riesgo, así como so­bre la situación nutricional y de salud, hábitos alimentarios y estudios integrales de consumo, promoviendo la incorporación de nuevas me­todologías. En temáticas de calidad simbólica y sus herramientas diferenciadoras, con un enfo­que integrador desde las distintas dimensiones (social, económica, etc.).
Gestión de la innovación: promover la integra­ción de actores clave del ecosistema de inno­vación. El Estado debe tener un rol activo apo­yando y acompañando al sector privado en el desarrollo y la viabilidad comercial de nuevos alimentos con diferentes perfiles nutricionales, funcionales, modificados, etc.; e incorpora­ción de nuevas tecnologías y conocimiento en dicho sector. Creación de empresas y empren­dimientos agroalimentarios de base tecnoló­gica. Acompañar la decisión empresarial en la reformulación de alimentos y apoyar (técnica y económicamente) a las PyMEs en el proceso de adecuación de sus productos a la normativa.

Comunicación:

capacitación a los formadores de opinión (periodistas de la prensa especiali­zada, médicos, nutricionistas etc.) para favore­cer la comunicación a la sociedad sobre nuevas tecnologías transversales (biotecnología y OGM, nanotecnología, emergentes de procesamien­to), calidad e inocuidad en los alimentos. Pro­gramas de educación del consumidor orienta­dos a la inocuidad y calidad de los alimentos en todos sus aspectos. De las políticas públicas implementadas que inciden en la formulación de los alimentos, haciendo hincapié en un estilo de vida y alimentación saludables. Sobre calidad simbólica, dirigida a productores y consumido­res, en el marco del desarrollo territorial como parte de estrategias de agregado de valor.

Más información: www.mincyt.gob.ar

Ver tambien:

Beneficios de los sistemas digitales de gestión de seguridad alimentaria

Papeles bioactivos que prolongan la vida útil de los alimentos

La mitad de fabricantes del mundo adoptarán tecnología inteligente en 2022