Automatización de procesos de limpieza

La industria alimentaria requiere que los procesos de limpieza sean cada vez más confiables. En el marco de las normas aprobadas por el GFSI, la automatización es un paso clave para validar los procedimientos de higiene, ahorrar recursos, estandarizar consumos de servicios y productos químicos de limpieza. (*)

Hasta el momento, al hablar de automatización de procesos de limpiezas, era casi una obviedad que nos referíamos a un sistema CIP (Clean In Place), utilizado para la limpieza de cañerías y tanques con recirculación de productos químicos. Sin embargo, la tendencia mundial, es aplicar un proceso automático (fácilmente validable) a toda limpieza abierta que así lo permita.

Las razones para automatizar un proceso de limpieza son claras:

– la tecnología permite que el personal de limpieza se aboque a las tareas mas especializadas,

– los consumos de agua y energía son controlados, y minimizados.

– el gasto de productos químicos de limpieza es siempre el mismo y su concentración es estandarizada,

– la validación de estos métodos es fácil de conseguir y las empresas se aseguran que sea eficaz a lo largo del tiempo.

 

La limpieza abierta en planta ha sido, es y será, responsabilidad del personal de higiene. Lo que se intenta hacer al automatizar un sistema, es agilizar y dar repetibilidad a distintos procesos de limpieza que, por su complejidad, requieren alta concentración del personal, trabajo en ambientes hostiles y resultados microbiológicos homogéneos.

La automatización de un proceso en particular requiere de cierto grado de especialización en la tecnología. Cada empresa y cada superficie a limpiar requiere de un estudio previo que hacía casi imposible la amortización estos equipos en planta. Sin embargo, a partir del uso de equipos de limpieza actuales, con la posibilidad de cambiar recetas de lavado y la proyección de sus picos, se obtienen resultados de higiene óptimos con rápida recuperación de la inversión.

Los equipos automáticos de limpieza se pueden separar en 2 grandes grupos: las cabinas de lavado y los sistemas abiertos de lavado, espumado y desinfección.

 

Cabinas de lavado

Son sistemas de lavado por batch, con el mismo principio de lavado que utilizan los lavavajillas: altas temperaturas, productos químicos de baja espuma y bajísimos consumos de agua. El agua es bombeada hacia una serie de picos que “barren” todas las superficies a limpiar. De esta manera también se aplica el producto químico de limpieza sobre los materiales y finalmente, un enjuague a 80°C asegura la remoción de químicos, desinfección y posterior secado de las superficies.

 

Losciclos de lavados van desde los 2 a 6 minutos (según la suciedad a limpiar) y el consumo de agua es de menos de 12 litros por ciclo de limpieza. La dosificación de productos químicos es automática. La temperatura de trabajo es de aproximadamente 80°C, lo que deja a los materiales limpios, desinfectados y secos.

 

Se utilizan para el lavado de:

– canastos y bateas,

– piezas de equipos de proceso,

– tolvas de llenadoras multicabezales, etc.

Las cabinas de lavado se instalan en planta, cerca de los elementos a limpiar ya que ocupan un espacio muy reducido. Están construidas íntegramente en acero inoxidable AISI 304 y su limpieza interior se realiza con los mismos ciclos de lavado de procesos. La operación es sencilla: se selecciona el tiempo de limpieza, se carga el equipo con el material a limpiar, y la limpieza se realiza automáticamente.

La validación de los procedimientos de higiene es realmente sencilla en estos equipos. Las únicas variables son el tiempo de lavado (2, 4 o 6 minutos) y el producto químico de limpieza. Una vez que se obtienen los resultados de limpieza aceptables para distintos niveles de suciedad, se fijan esos dos parámetros y la empresa se asegura una limpieza eficaz, eficiente y homogénea que no varía en el tiempo.

 

Lavado automático para sistemas abiertos

Gran parte de la limpieza que se realiza en una planta es del tipo OPC (Open Plant Cleaning), donde se trabaja sobre superficies de todo tipo y la automatización no puede ser total. Para este tipo de limpieza, el más común dentro de la industria, se están desarrollando sistemas que permiten automatizar sectores específicos de planta: llenadoras de envases, hornos, freezers, cintas y equipos especiales.

 

La clave de la automatización de estos sistemas abiertos radica en:

– El posicionamiento y elección de los picos de enjuague, espumado y sanitizado

– El dimensionamiento correcto del sistema de bombeo, para respetar la presión de salida de cada pico

– La posibilidad de contar con diferentes recetas de lavado.

 

A nivel general, estos equipos constan de un sistema de bombeo automático, ligado o no a los sistemas de control de procesos de planta, que permiten la llegada del agua y de los productos químicos de limpieza hasta los picos de proyección. Por medio de válvulas actuadas eléctrica y/o neumáticamente se seleccionan las distintas etapas del proceso de limpieza seleccionado. El PLC del equipo se programa con las diferentes “recetas de lavado” de manera de poder cubrir con las necesidades de limpieza de cada sector de planta en particular.

Según sea necesario, se pueden modificar los tiempos de enjuague, espumado y sanitización para cumplir con el lavado adecuado, adaptándose a distintos grados de suciedad.

 

Beneficios

Los beneficios que generan estos sistemas en planta son:

– Ahorros del tiempo de limpieza.

– Sistemas de lavado fáciles de validar.

– El consumo de agua se reduce ya que el tiempo de enjuague se determina según las necesidades específicas de cada superficie.

– La dosificación de los productos químicos es automática, lo que permite estandarizar su consumo.

 

Las aplicaciones han sido probadas y validadas para:

– Aplicación de sanitizantes para carcazas en plantas faenadoras

– Lavado externo de llenadoras de industrias embotelladoras en general

– Lavado de cintas en líneas de procesos, freezers, hornos, etc.

 

La automatización es la mejor manera de lograr un alto de grado de eficiencia de recursos en los procesos de limpieza industrial. Para ello es importante contar con profesionales que realicen los cálculos apropiados de costos vs beneficios y que dimensionen los sistemas de limpieza de manera de proveer la presión, temperatura, concentración de químicos, y caudal apropiados para cada aplicación.

 

(*) Ing. Mauro Mucchiut

GHT Argentina – Tecnología en Limpieza

mucchiut@ghtargentina.com.ar