Aplicación de biosensores en la industria alimentaria          

Las tecnologías de biosensores se presentan como una alternativa excelente para el control de la calidad y el seguimiento de todas las etapas de un proceso productivo. Su desarrollo y aplicación se llevó a cabo en las áreas de medicina y bioquímica en la década del ´60 con la invención de Clark y Lyon del primer sensor enzimático utilizado para la determinación de glucosa en sangre.

En la Argentina toda persona o establecimiento que elabore, transporte, conserve o comercialice alimentos debe cumplir con las exigencias del Código Alimentario Argentino, lo cual garantiza al consumidor que su ingesta no significa un riesgo para su salud. Al respecto el uso de biosensores como método para la detección de aquellas sustancias alteren la inocuidad de un producto alimenticio, resulta ser muy efectivo.

La regulación sobre aditivos alimentarios es muy exigente en cuanto a la composición y concentración de éstos, por lo tanto su detección y cuantificación son determinantes para impedir o prevenir el uso ilegal de dichas sustancias. En la actualidad se dispone de biosensores para el análisis de aspartamo, sorbitol, ácido benzoico y sulfitos; pero se prevé el desarrollo de muchos otros. Cabe destacar que generalmente para la detección de aditivos alimentarios se utilizan biosensores del tipo enzimáticos.

En el sector agroalimentario la implementación de esta tecnología tiene como objetivos optimizar los análisis cualitativos y cuantitativos de composición de alimentos, asegurando inocuidad. A pesar de estas interesantes funciones que pueden llevar a cabo los biosensores en productos alimentarios y de los múltiples artículos científicos publicados sobre el tema, en el presente son escasas las industrias de alimentos que la aplican.

Al respecto existen destacados grupos de investigación y desarrollo en varias instituciones académicas del país donde se trabaja con este tema. Entre estos se puede mencionar el grupo de Biosensores y Bioanálisis perteneciente al Departamento de Química Biológica y al IQUIBICEN – CONICET que funciona en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.